Eje 2

 

Cultura, educación y ciencia como articuladores del desarrollo.

La innovación tecnológica, los procesos de gestión del conocimiento, la expansión y diversificación de la educación básica y avanzada y el acceso tanto al arte como a la cultura son procesos que generan climas sociales e institucionales adecuados para el reconocimiento de los Buena parte de la bibliografía económica y sociológica contemporánea ofrece evidencias abrumadoras de que la innovación tecnológica y el conocimiento científico no florecen en desiertos intelectuales. Los sistemas escolares, los procesos educativos y la oferta consumo de la cultura y de las artes forman un ambiente que estimula la curiosidad intelectual, científica y tecnológica de los niños y los jóvenes. Hace tiempo, el debate sobre las relaciones entre cultura, educación y desarrollo fue perfilado con claridad por el economista Amartya Sen. Se sabe que la cultura tiene un impacto significativo en el desarrollo humano, económico y social, pero lo que no se sabe es cómo y cuánto importa la cultura en el desarrollo.

Las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, la expansión de los big data la digitalización de la economía y los nuevos perfiles del consumo tecnológico masivo han modificado significativamente las relaciones entre la ciencia, la tecnología y los procesos de innovación. Los circuitos entre educación, formación, cultura e innovación se han vuelto más estrechos. Ello implica revisar las relaciones entre las escuelas y sus entornos como el centro de la articulación de las tres dimensiones que posibiliten la construcción de un sentido de pertenencia, identidad y cohesión social entre los jaliscienses del siglo XXI.